Historia del Usui Reiki Ryoho


El Maestro Mikao Usui, es el fundador del Usui Reiki Ryoho, nació el 15 de agosto de 1865 en Taniai Mura (actual Miyamacho), el maestro Usui Mikao remonta su linaje desde la familia Tsunetane Chiba*.

 

 *Tsumnetane Chiba (1118-1201) – un importante guerrero Samurái quien vivió en el siglo XII en Chiba (alrededores de Tokyo). Es muy conocido entre los historiadores japoneses.

 

En su juventud, el maestro Usui viajo varias veces a China y a varios países del Oeste para ampliar sus experiencias y conocimientos. No era un hombre rico. Optimizaba y ahorraba su sueldo, cambiando a menudo de trabajo, realizando varias profesiones como funcionario, oficinista, periodista, secretario de un político y hasta de misionero shinto.

 

A través de estas experiencias fue capaz de observar el mundo desde varias perspectivas hasta llegar a preguntarse a sí mismo la significativa pregunta “¿Cuál es el verdadero propósito de la vida?”.

 

Después de profundos pensamientos y reflexiones – de haber leído libros sobre historia, medicina, budismo, cristianismo, psicología, ascetismo, adivinación, fisonomía, por nombrar algunos – el maestro Usui llego a la conclusión de que “el propósito fundamental en la vida es alcanzar el estado de completa paz y quietud de la mente” o Anjin Ryumei.

 

Esto lo hizo decidirse por estudiar Budismo Zen en un intento de obtener aquel sumo estado de equilibrio. A pesar de practicar shugyo (las practicas propias de los monjes Zen) durante 3 años en un monasterio Zen, no pudo llegar a la Iluminación. Finalmente pidió a su maestro Zen, a quién tenía en gran estima, un consejo acerca de cómo entrenarse para poder conseguir lo que él tanto anhelaba. Su maestro contestó al momento, diciendo, “bien quizás deberías experimentar la muerte.” Esto le causó una gran sorpresa y le hizo pensar si de verdad a lo mejor sería eso: el fin de sus días.

 

Entonces en marzo de 1.922 se rindió ante la evidencia, se retiro en un cabaña en el sagrado Monte Kurama, una famosa montaña en las afueras de Kyoto, y empezó un ayuno y meditación durante más de 20 días. Ese ayuno no solo era un entrenamiento, sino la preparación para la experiencia de la muerte.

 

Realmente si el maestro Usui hubiese estado a punto, estas palabras de su maestro Zen desencadenarían en él, de forma inmediata, el estado de Kensho (Iluminación total), pero Usui, aunque ya estaba muy cerca de la Iluminación, aun no entendió las palabras de su maestro Zen y tuvo que seguir con su aprendizaje retirándose a las montañas, cerca del templo Kurama.

 

La práctica intensiva de tres años de shugyo en un monasterio Zen era en los tiempos de Usui, y aun hoy en día, la forma habitual de entrenamiento de monjes y laicos que quieren realizar Satori. Una vez terminada la práctica de tres años es normal retirarse un tiempo a una ermita en la montaña, siguiendo así el entrenamiento.

 

El concepto de morir al menos una vez, es sinónimo de "matar el ego"“dejar caer cuerpo y mente”, una manera Zen de decir alcanzar el Satori.

 

En la tercera semana, durante una noche sintió un repentino impacto en el centro de su cerebro, como si hubiese sido golpeado por un rayo, y perdió el conocimiento. Después de varias horas, recupero el conocimiento y se despertó al amanecer. Para su sorpresa, se sentía renovado de una forma como nunca se había sentido antes. Durante el incidente, la Energía Espiritual del Reiki había penetrado en su alma y cuerpo. Mientras la energía espiritual y su propia energía resonaban mutuamente, llego a la siguiente conclusión “el Universo está en mí, yo soy el Universo”. Por fin había logrado la Iluminación que durante tanto tiempo había buscado.

 

Habiendo obtenido la Iluminación, el maestro Usui bajo de la montaña lleno de gozo. En el camino, tropezó con una roca y se arranco la uña de un dedo del pie. Poso su mano sobre el dedo del pie y para su sorpresa, el dolor desapareció en el acto, dejo de sangrar y se curó. Inmediatamente fue a ver a su maestro Zen el cual le confirmo su Iluminación, certificando el Inka shomei y el regalo de sanación recibido del cielo. Estaba tan sorprendido que en su regreso a casa dio Reiki a su familia. Al darse cuenta de que producía grandes resultados, el maestro Usui sintió que quería ayudar a otras personas enseñando su asombrosa habilidad y después de algunas investigaciones, creo el método que le capacitaba para ayudar a otros a mejorar su cuerpo y su mente a través del Reiki.

 

Es importante darse cuenta, que el método Reiki de Usui, no es un sistema de sanación y/o crecimiento espiritual inducida por canalizaciones ni visiones. Sino un método desarrollado a través del estudio y la práctica de un hombre que alcanzo el estado Búdico o Kensho, por lo tanto según el mismo Usui, su sistema es un método espiritual.  

 

Y que Mikao Usui creó su sistema de Reiki después de su Iluminación y gracias a sus conocimientos y estudio. Y que los símbolos que ahora conocemos, son de hecho antiguos ideogramas shinto y budistas ya conocidos en la época de Usui. Es decir no son símbolos canalizados ni inducidos a Usui, sino fruto de sus conocimientos y enseñanzas adquiridas a lo largo de los años. Son kanjis y símbolos propios del Shinto y del Budismo, estos últimos introducidos desde China hace siglos por monjes budistas como Kobo Daishi, fundador del budismo tantrico Shingon en Japón.

 

Este sistema es conocido en Japón como: Shin-shin kaizen Usui Reiki Ryôhô o “Método y tratamiento Usui Reiki para mejorar el cuerpo y la mente”

 

Al mes siguiente de su Iluminación en el Monte Kurama, el maestro Usui se traslado a Aoyama-Harajuku en Tokyo y estableció la Usui Reiki Ryôhô Gakkai (academia de estudio). Empezó a enseñar a gente realizando seminarios, los cuales se hicieron muy populares.